Gammagrafía industrial

Autora: Scarlett Mendoza Tzeck

La gammagrafía industrial es una técnica de prueba no destructiva diseñada para controlar la calidad del material, ampliamente utilizado en acero, marina, energía nuclear, petróleo y otras industrias, utilizado principalmente para identificación y clasificación. Esta tecnología se lleva a cabo utilizando fuentes de radiación gamma selladas de Iridio- 192, Cobalto-60, Cesio-137, Selenio-75, Iterbio-169 y Tulio-170, estas fuentes se instalan en dispositivos fijos, móviles o portátiles. 

La unidad fija no causa mayores problemas de protección radiológica. Por el contrario, el escaneo de dispositivos portátiles puede conducir a niveles de exposición más altos y existe un riesgo potencial de sobreexposición.

La diferencia en la absorción de radiación se puede detectar mediante una película radiográfica y se puede medir con un detector de radiación. Generalmente, esta prueba se usa para determinar cambios en un área de material específica que tiene una diferencia de espesor o densidad en comparación con las áreas adyacentes. El escaneo de centelleo es adecuado para la inspección o el control de calidad de soldaduras, placas fundidas y forjadas, tuberías y construcción civil. Por lo regular, el equipo de radiografía industrial consta de un contenedor para transportar materiales radiactivos, una fuente radiactiva, un control remoto y un conducto.

El proyector o contenedor debe estar correctamente identificado por dos o más placas metálicas con la siguiente información grabada de forma visible:

  • Marca 
  • Modelo y número de serie 
  • Contenido radionucleido
  • Máxima actividad del radionucleido autorizado en el proyector 
  • Dirección del fabricante 
  • Símbolo normalizado de radiación y la palabra “RADIACTIVO”.

En muchos casos, es el mal estado de los componentes mecánicos lo que provocó la pérdida de control de la fuente radiactiva, lo que plantea riesgos para quienes pueden retenerla. Algunas situaciones pueden causar tales eventos en la operación pero se pueden evitar. Los casos pueden ser:

  • Debido a la falta de limpieza y la lubricación insuficiente del cable flexible, es difícil operar la manivela.
  • Que se debilite la sección transversal del cable flexible debido al uso, lo que aumenta la probabilidad de cortarlo.
  • Que las conexiones entre el cable y la fuente de alimentación está deshilachada o dañada, lo que significa que una operación repentina puede hacer que se desprendan.
  • Que la manguera este aplastada, lo que dificultará el movimiento de cables flexibles, mandos a distancia y conductos. En este último caso, la fuente radiactiva puede ser capturada y no puede entrar en su interior armadura.

También está la inconmensurable caída de elementos pesados sobre la manguera que hace que se aplaste y evita el retorno de la fuente a su ubicación segura, pero el problema es limitado si el procedimiento de rescate es correcto. Estos escenarios pueden causar un accidente pero es la concomitancia de alguno de ellos con fallas en el procedimiento de monitoreo de las tasas de dosis en contacto con los equipos lo que puede producir una pérdida de control de la fuente. 

¿Conocías sobre la gammagrafía industrial? ¿Te gustaría saber más al respecto? Cuéntanos en los comentarios.

REFERENCIAS:

-Gammagrafía industrial. (2014). Uptc.edu.co. http://www.uptc.edu.co/facultades/f_ciencias/pregrado/fisica/inf_adicional/laboratorios/gammagrafia

-(n.d.). Protección Radiológica de los trabajadores en gammagrafía industrial. Se recuperó el junio 16, 2021 de https://inis.iaea.org/collection/NCLCollectionStore/_Public/38/088/38088427.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *