Ensayos no destructivos para soldaduras

Fuente: https://www.feandalucia.ccoo.es/docu/p5sd8259.pdf

Hay que recordar que para que un ensayo se considere “no destructivo”, este no debe modificar el estado físico, químico, las dimensiones o las propiedades del objeto a analizar, es por esto que el radiografiado industrial hoy en día es una técnica que se usa en el análisis de piezas que a su vez se usarán para crear otros componentes, viendo así que la radiografía industrial nos ayuda en la creación de cosas pequeñas y grandes. En el artículo de hoy veremos como se analizan las soldaduras que conectan cosas grandes a través de piezas pequeñas.

Existen varios tipos de ensayos que se usan para examinar soldaduras:

Visuales: Se usan en todos los procesos de la inspección y sirve para tener una impresión inicial y posterior del estado actual del objeto, es muy recomendable usar esta prueba solo como complemento para otros ensayos. Aquí se revisan las especificaciones externas e internas de la soldadura y se buscan fallos que puedan notarse a primera vista.

Líquidos penetrantes: Consiste en verter un líquido especial (puede ser fluorescente o no fluorescente) sobre la superficie de la soldadura, dicho líquido especial deja un rastro que puede verse con luces ultravioleta o luz blanca, si el líquido logra atravesar la superficie soldada, quiere decir que el objeto posee grietas o fisuras, para saber que parte exacta tiene el fallo, se limpia el objeto y se buscan los rastros que dejaron los líquidos.

Ultrasonidos: Se usan altas frecuencias de sonido dentro y fuera del objeto, dicho sonido viaja por una sola dirección, la prueba consiste en detectar si el sonido dentro y fuera del objeto es uniforme o si este se llega a desviar o detenerse al llegar a ciertas zonas de la soldadura, si pasa esto último, quiere decir que la soldadura puede presentar alguna falla. 

Partículas magnéticas: Consiste en limpiar la pieza por dentro y por fuera, después se aplica una descarga eléctrica al objeto para generar un campo magnético que cubra toda la soldadura, luego se aplica un polvo especial y colorido llamado partículas magnéticas, dichas partículas quedarán adheridas a las zonas con fisuras y daños de modo que sean fáciles de detectar. Sin embargo, también existen otras variantes de este tipo de ensayo.

Radiografía: La técnica consiste en someter un objeto a rayos gamma el cual, absorberá dicha energía de forma proporcional acorde a su densidad y espesor, esta energía luego pasa a una placa fotográfica y se obtienen los resultados de la prueba según el color que dicha placa adquirió:

Escalas de blanco y negro en la placa: Significa que poca energía llegó a la placa y por lo tanto el objeto pasa la prueba.

Colores negros o muy oscuros en la placa: Significa que el objeto posee poco grosor y densidad para absorber energía, por lo tanto, el objeto está desgastado o podría llegar a romperse.

Ensayo de pérdidas: Se usa para estudiar válvulas y circuitos de tuberías de agua o gas, consiste en depositar agua o gas en el circuito por un tiempo y detectar si existen fugas o si la válvula es capaz de impedir el paso del agua o gas (estanquidad).

Como vimos, existen varias herramientas para analizar soldaduras, la herramienta a elegir dependerá de los recursos y el tiempo con los que cuenten las industrias, habrá que usar nuestro propio juicio para elegir la que más nos conviene, ¿Cuál técnica le pareció la más interesante?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *